Blogia
atravesdelespejo

Pasiones

Pasiones

Tengo una demanda pendiente contra Hollywood. La tengo en mente desde hace tiempo. Y es que no puede ser. Desde que era pequeña me han estado metiendo en la cabeza ideas erroneas sobre la vida. Y claro, una se espera que todo sea tan trágicamente bello como te prometen. Pero no es así. Ni me he lanzado de un autobús en los brazos de Keanu Reeves, ni soy un vaquero homosexual, ni vivo en Africa con Robert Redford, tampoco conozco a Vincent Vega, ni a Eduardo Manostijeras(y eso que personas extrañas conozco un montón), ni soy la princesa Buttercup. Llevan años, entre el cine y la literatura metiendome ideas fantásticas en mi, ya de por si, idealista cabecita. Y conste que mi vida me gusta mucho. Pero como soy una inconformista pesada de algo me tengo que quejar. Al fin y al cabo todas estas historias acaban mal.

Y, resumiendo, en medio de toda esta vorágine de pensamientos absurdos, llega el escritor Manuel Vicent y me devuelve los pies a la tierra con su relato Pasiones, que pertenece a su columna dominical del diario El País:(la resumo que es larga)

"Al final, una gran pasión acaba diluyéndose en la vida cotidiana como un río caudaloso desemboca en el mar. Imagina a Dante y a Beatriz, con algunos años ya de casados, paseando por los pretiles del Arno una tarde de primavera en Florencia. Puede que el poeta recordará en ese momento un verso bellísimo que el convulso e imposible amor de Beatriz le había inspirado cuando aún no la había poseído. Dante se vuelve hacia su mujer y le murmura: "gentil mia donna, mentre ho de la vita..." Beatriz, que conserva una espléndida y madura belleza, sonríe y mirándole con cierta ironía le dice: "Abróchate el cuello que vas a coger otra vez un catarro". Se trata de saber de qué entraña han salido las palabras de ambos amantes y cuál de ella es más profunda y está más unida a la vida. (...) Aquella niña que el poeta vio por primera vez jugando a la comba en la plaza de la Signoría y que siendo ya adolescente contemplaba a distancia cuando iba acompañada de una dueña a los oficios de Santa Maria Novella,le inspiró el inmarcesible cántico de amor, que se llama La Vita Nuova. Dante y Beatriz nunca llegaron a encontrarse. La gran pasión que le provocó aquella niña se diluyó en unas rimas en el aire del paraíso. Pero si su amor hubiera tocado tierra y como un río poderoso hubiera desembocado suavemente en la vida misma,un día en que ella estuviera mala, ningún verso de Dante hubiera sido más insigne que este: "Beatriz, oh, diva, voy a prepararte una bolsa de agua caliente y manzanilla".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Mia -

...si no me equivoco...es tu cumpleaños noooo?

felicidadeeeeeees! :)

:*
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

dragonfly -

Es como imaginarte a esa persona que te gusta tanto sonandose los mocos, cortando las unas de sus pies o haciendo aguas mayores en el baño ...

Soñar si ... pero con los pies en la tierra.
Besos

flexo -

a la tierra y bien asentaditos...si se puede decir asi, con semejante relato, yo también caí de las nubes
saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres