Blogia

atravesdelespejo

Dragan Dabic y la medicina alternativa

Dragan Dabic y la medicina alternativa

Cada persona tiene su momento histórico favorito (aunque quizás no sea el adjetivo apropiado), ese momento que de alguna manera te hubiera gustado (aunque tampoco sería acertado el verbo) vivir. Con los, llámemosles "conflictos bélicos", llamémosles "guerras", sucede lo mismo. Si nos atenemos a la historia contemporánea, yo todavía guardo una redacción del colegio (de tema libre) en la cual me dediqué a divagar sobre el "conflicto" serbobosnio. Quizás más por mi edad en ese momento (de los 9 a los 13 años) en el que comenzaba a recibir más información externa, todavía guardo unas imágenes muy nítidas de bombardeos, saqueos, matanzas, historias sobre vejaciones y todo lo que uno puede escuchar acerca de una guerra. Quizás porque, al haber nacido en el marco del capitalismo, sin problemas excesivos por ningun flanco, la desmembración de Yugoslavia debió ser mi primera toma de contacto con el mundo real.

Esta mañana a eso de las 9:10 me sentaba en la misma cafetería de cada día, abría el periódico, y de nuevo volvía a estar allí.

Al finalizar la guerra en el año 1996, como suele suceder al final de todas las guerras, los perpetradores de todo aquel caos se dieron a la fuga de distintas maneras. Radovan Karadzic, expresidente serbobosnio, responsable de, por citar un "pequeño" ejemplo, el exterminio de 8000 musulmanes en Srebrenica, ha sido capturado después de 11 años de -teoricamente- incansable búsqueda.

Me imagino a los comandos de fuerzas especiales - o quizás espias - enviados durante todo este tiempo para encontrar a los desertores. Entrando sigilosamente en los bosques de Bosnia, siendo la sombra de los familiares día tras día durante 11 años, para finalmente encontrar al bueno de Karadzic...ejerciendo tan anchamente la medicina alternativa en algun lugar perdido de Serbia. Y sin despeinarse oye.

Por lo visto el tipo, que llevaba una vida de lo más normal, al que sus vecinos le consideraban respetable e incluso afable, se hacía llamar Dragan Dabic y dedicaba sus días ejercer medicina alternativa (a saber, homeopatía, osteopatía...etc), así como a prácticas de meditación. Digo yo que debía hacerle falta para conseguir dormir por las noches. A nadie se le había ocurrido que ese hombrecillo tan gentil pudiera ser Karadzic. Esto es como cuando tu vecino de al lado es un asesino y cuando te entrevista la tele dices: pues yo nunca lo hubiera pensado, era muy amable, siempre saludaba en la escalera...

Que brillantez la de Karadzic, que no huyó demasiado lejos, apenas si transformó su fisico excepto por la barba de Papa Noel, y siguió viviendo tan anchamente sin decirle a nadie donde había ido (como rezaba el titulo de aquel libro). Y seguro que estos 11 años la vida le habrá brindado momentos de absoluta calma y felicidad, me lo imagino fumando marihuana en pipa y leyendo libros de Krishnamurti para apaciguar sus instintos asesinos. Este hombre se merece la muerte, o una estancia muy larga en.. por ejemplo cualquier carcel subsahariana, pero eso si, es un genio del escapismo, un ídolo para la juventud. Salvo en un pequeño detalle: le han pillado.

Ahora habrá que ver si tiene tan poco respeto como Milosevic y se nos muere antes del juicio.

*** pretendía ser más exhaustiva, pero posteo desde el trabajo (la dura vida de una oficinista, por Marta Gomez)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La soledad del internauta

La soledad del internauta

Cuando uno tiene ganas de que le escuchen, abres el messenger...y nunca hay nadie conectado.

Quien teme a Alan Lomax?

Quien teme a Alan Lomax?

Ultimamente creo que he aprendido a distinguir entre literatura y realidad. Me parece que ahora sé separar sin esfuerzo una cosa de la otra, y no sentirme mal porque nada se parezca a nada que he leído. De todas formas y contradiciendome (como siempre) con el post anterior, historias como la de Alan Lomax (1915-2002) me hacen crecer un remolino en el estómago, y me entran ganas de llenar un petate con lo básico y echarme a la mar. O a la carretera. O a ambas.

Lomax, un romántico e idealista caza canciones, se dedicó durante toda su vida a caminar por el mundo cargado con un magnetofón y un microfono grabando musica "popular" de los lugares por los que pasaba. Así recayó entre el 1952 y el 1953 en la España de posguerra, recopilando toda clase gaitas, jotas... Estuvo cerca de seis meses, y el material (creo que inédito hasta ahora) saldrá a la luz en breve. En formato Dvd.

Siempre he sentido una atracción muy grande por los acontecimientos que sucedieron en España durante la guerra civil y la posguerra. Cuando me empezó a interesar la fotografía, las primeras instantaneas que captaron mi atención fueron las de Robert Capa. Quizás por eso, leyendo la noticia hoy en el diario gratuito, he reparado en ella.

También hablaba el artículo, de un recopilatorio llamado "Anthology of American Folk Music", compilado por un tal Harry Smith, disco con el cual quiero hacerme aunque tenga que robarlo en algun hipermercado.

Me voy a soñar con carreteras desiertas, con aldeas pequeñitas con músicos de harmónica, bebedores compulsivos de bourbon, con manos manchadas de tierra.

Tierra

Tierra

Debe haber seguro, alguna diferencia entre conformarse y apreciar lo que tienes cerca. Puede que la delgada linea que separa ambos conceptos se haya ido diluyendo con el paso del tiempo. Igual no. Quizás mis padres no se quieren como a mi me gusta pensar y tienen la sensación de haberse conformado con lo que la vida les ha ofrecido. Es un sentimiento que me produce mucho desprecio.

Tiendo a pensar que es cosa de los tiempos que corren, de la superpoblación, pero continuamente veo (un tiempo incluso lo pensé) gente demasiado inquieta por moverse. Y lo digo yo, que siempre he defendido que la mejor manera de vivir es siendo nómada... Pero teniendo en cuenta que vivo de forma sedentaria, que no me puedo permitir, o mejor dicho, que no me atrevo a dar el salto y vivir naufragando por los cinco continentes, no me parece coherente del todo sentir que estoy conformandome con lo que tengo. Me gusta pensar que valoro las cosas que tengo cerca (no solo hablo de las personas).

Por otro lado, si viviera caminando, si no tuviera raices ni lugar adónde volver, no sentiría también otras carencias?

Nunca acabaré de comprender al ser humano, nunca dejaré de tenerle miedo. A mi me parece que los cambios son positivos, pero que a veces y solo algunos pocos, se sienten a gusto con su vida tal y como está, y no es que no necesiten cambios. Es que no los quieren. De todas formas, este post no es una apología al convencionalismo, ni a a inmovilidad, ni a la falta de inquietudes. Solo pensaba que a veces no es necesario romper con todo para estar mejor. Que no significa que vayamos a estar mejor.

Pero puede que me equivoque.

La ciudad ausente

La ciudad ausente

"Nolan fue desterrado y llegó a la isla después de navegar cerca de seis días a la deriva y vivió absolutamente solo casi cinco años, hasta que se suicidó. Su odisea es una de las grandes leyendas en la historia de la isla. Sólo un hijo de puta empecinado irlandés pudo sobrevivir todo ese tiempo aislado como una rata en esta inmensidad y cantando contra las olas, Three quarks for Muster mark, a los gritos, en la playa, buscando siempre la huella de una pata humana en la arena, dijo el viejo Berenson."
RICARDO PIGLIA

Intento de suicidio nº2: el cine

Intento de suicidio nº2: el cine

De pequeña tenía una obsesión con mis hermanos mayores. Me empeñaba y emperraba en hacer todo lo que ellos hacían. Supongo que como todo hijo de vecino.

Cuando más sucedía era los viernes por la noche, cuando ambos, hermana y hermano, se sentaban cómodamente en el sofá a ver películas, ya fueran de terror (solía ser lo más frecuente) o películas que dada mi edad no estaba en disposición de entender.

A esa misma hora, mi madre me torturaba enviandome a la cama, pero había un par de handicaps que dificultaban mi sueño: comprartía habitación con mi hermana, y si ella no estaba, dado mi miedo a la oscuridad, tenía que dormir con la puerta abierta. Con la puerta abierta se escuchaba perfectamente el televisor y como generalmente ese par de sádicos a los que yo llamo hermanos veían películas de miedo, la conclusión siempre era la misma: Me levantaba al cabo de media hora cagadita de miedo, iba al comedor y mi hermana me invitaba a sentarme a su lado, me tapaba con la manta, y hasta en alguna ocasión me dio su walkman para que no pudiera oir nada. Solía quedarme dormida y luego mi hermana me llevaba en brazos a la habitación.

Pero eso fueron los primeros años de la infancia, pubertad, llámadlo como os de la gana.

Llegada la tan temida adolescencia, me dio por querer ser mayor de lo que era. Vamos, como toda adolescente normal. Y empecé a trastear con las “Fotogramas” que poblaban la estantería de mi hermana. Comencé a estar informada a menudo de los estrenos, críticas y demás. En una de estas visitas furtivas a la estantería, di con un argumento que llamó mi antención más que el resto. La película se llamaba “Antes del amanecer”, protagonizada por un tal Ethan Hawke y una francesa, Julie Delpy. Se conocían en un viaje por interrail a traves de Europa, y decidían apearse juntos en Viena y pasar la noche allí hasta el siguiente tren de Céline-Julie Delpy.

Tal fue mi obsesión que recuerdo haber soñado con la película sin haberla visto. Tiempo después, una noche de insomnio, sentada delante del televisor descubrí por casualidad en el Teletexto (debo ser muy joven si a mis 13 años ya existía el Teletexto) que emitían en una media hora esa misma película. Busqué una cinta virgen, no la encontré, seleccioné una de cual ya he olvidado el nombre y puse a grabar.

Aun la guardo, a pesar de que mi VHS murió hace un tiempo. Y 12 años más tarde, sigo considerando esa película como la puerta a mi gusto actual por el cine, como la referencia más clara, sino de mi personalidad, de una parte importante de mi.

El cine, a partir de “Antes del amanecer” se convirtió en mi intento de suicidio nº2. Cada vez que sentía la necesidad de saltar, ponía en marcha el video…y me encontraba menos sola.

Cosas que me sublevan 2

Cosas que me sublevan 2

Hoy, en el capítulo, cosas que me sacan de quicio: yo misma. Es decir, la tipa de la foto.

Por que narices me he vuelto tan sumamente egoista? Por que llevo 2 semanas insoportable? Por que no aprendo a callarme ciertas subnormalidades?

Cosas que me sublevan -1-

Cosas que me sublevan -1-

Me subleva, me desquicia, me hierve la sangre cuando...alguien me dice "Deberías dejar de fumar, no crees?".

Y resulta que esa persona, también fuma.

Si me necesitas, silba

Si me necesitas, silba

Me gustaría ser mala como Joan Crawford.

Empezar diciendo todo lo que pienso. Prenderle fuego a las oficinas bancarias y destrozar morales ingenuas.Verter todo mi odio sobre una máquina tragaperras. O en el bingo. Ser como un personaje de una novela, sembrar la duda y el caos a mi paso. Que mi paso dejara huella. Beber bourbon a las 10 de la mañana y pasearme borracha por la calle sin que logres encontrarme. Volverme loca y quemar mis libros. Ensuciarte de la forma más vil posible. Llevarte al sur para traficar con hachís. Abandonar esta existencia gris y lineal. Robarle un Oscar a mi mejor contrincante y aprender a boxear. Sería la más buena en el ring. Destruir templos de culto y hacer volar por los aires todos los Starbucks. Desenfundar mi semiautomática y saltar la valla. Alejarte de todo lo que aprendiste y partir desde lo básico. Corromper tus buenas intenciones...

Pero mientras aprendo a ser mala... si me necesitas, silba. Allí estaré.

Nací en la década equivocada

Nací en la década equivocada

No soy una moderna.

No llevo mi palestina a todas partes. No llevo un peinado cuidadosamente pensado para que se fijen en mi, con deconstrucciones y estilo casual. No me gustan las dilataciones de los oídos, y tampoco llevo ningun piercing. Lo intenté una vez, pero no funcionó. O mi cuerpo no toleró el piercing, o el pendiente no me toleró a mi.

No llevo ropa ultra cool. A veces cuando me compro ropa pienso que si, pero basta con ponerme a pasear una tarde cualquiera por Barcelona ciudad (sobretodo el centro) y sentirme "provinciana". Eso es, del extrarradio que es lo que soy. No parezco salida del último grupo indie pop, indie electro, indie trash, indie reagge, vaya que no parezco la componente de ningun grupo musical megamoderno. Hubo un tiempo en que me hubiera gustado parecerlo. Pero todas las ilusiones modernosas pasan al final.

No me relaciono con gente que se mueve casi única y exclusivamente por bares, asociaciones culturales, galerías, discotecas cools y raves. Aunque conozco gente que vive mucho en ese mundo, no son todos ni son todas. Más bien una minoría. A mis amigos les gusta sentarse en una terraza a tomar una cerveza y echarse unas risas. Y no llevan peinados ultra cool.

No parezco salida de una película de Almodóvar, ni de ningun director experimental, ni de Ivan Zulueta. En todo caso me escapé de una de Paul Verhoeven (chascarrillo).

No hablo como si llevara una tachuela en la lengua, ni parece que todo lo que digo o pienso es de vital importancia. Los festivales de música me interesan, pero ni me pierdo por ir, ni me dejo de perder. Simplemente soy del extrarradio y pobre.

No parezco desaliñada, ni parece que me duche una vez por semana (hay sequia pero no tanta). No parezco una copia de los Strokes. Si fuera un tio tampoco lo parecería.

Lo que tengo muy claro, es que no soy una moderna. No era por meterme con los modernos, por cierto, es solo una observación en como me diferencio de un grupo social con el cual más de alguna vez la gente me ha identificado. Solo por llevar unas Converse (que son de imitación compradas en Carrefour, by the way).

¿Habeis escuchado el último cd de The Felice Brothers? Eso se parece un poco más a mi. Más folk.

Los tipos duros no bailan

Los tipos duros no bailan

“Digamos que me voy haciendo adulta.

  Digamos si acaso que han pasado los años.

  Han pasado años desde que tenía miedo de la oscuridad (aunque aún le tengo un poco).

Han pasado años desde que pasaba los viernes por la noche en casa viendo el ciclo “Alucine” de la 2. Han pasado años desde que me quedaba los viernes por la noche en casa y soñaba con como sería a los 25 años (le debo disculpas a esa niña, me temo que la he decepcionado profundamente).

9 años desde que me dieron el primer beso. 7 años desde que acabé el instituto y sentí que me comería el mundo. 6 desde que me di cuenta que eso no sería así. Hará unos 5 años desde que cambié radicalmente de estilo de vida, adaptandolo a mi modo de ver las cosas. 4 años desde que murió mi amiga Eli y todo se volvió del revés. 4 años ya desde aquellas lágrimas. Han transcurrido 3 años desde que me independicé y volví a casa. 2 años desde que volví a tomar un rumbo diferente para mi, elegido consecuentemente de nuevo con como soy (o como creo ser). 1 año desde que decidí quedarme aquí, en lugar de marcharme allí. 1 año desde que el libro “On the road” me pareció por primera vez más bonito en portugués.

Durante todo ese tiempo en el que el tiempo y la gente suponen que me he ido formando como persona, creandome mi sitio y mi personalidad, he ido viendo como las cosas pasaban a través mío casi sin darme cuenta. En otros momentos me he visto yendo en contra de toda cordura y dejándome la piel en el tiempo y la vida. Siempre, siempre diciendo que lo que más me gusta es aprender constantemente…

Y en realidad pienso, o directamente se, que no he aprendido nada, que no entiendo absolutamente nada, que nada es o está, nada es o está como está escrito en mis libros. Y eso es lo más triste del mundo.

Se lo que direis. Direis que no es verdad, por supuesto. Pero desde mi perspectiva es una verdad como un templo.

Porque aun me falta por aprender a reír cuando me veo llorando, a ignorar los desprecios y a perdonar las faltas, a no sentir odio ni asco. Me gustaría aprender a no caerme cuando querría estar de pie, a no hacer daño, a que no me lo hagan. A no tener memoria, esa gran trampa. Me gustaría saber hacer reír sin parar.

Y ya que estamos, me gustaría aprender a tocar la guitarra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

I'll be seeing you

I'll be seeing you

I'll be seeing you
In all the old familiar places
That this heart of mine embraces
All day through.

In that small cafe;
The park across the way;
The children's carosel;
The chestnut trees;
The wishin' well.

I'll be seeing you
In every lovely summer's day;
In every thing that's light and gay.
I'll always think of you that way.

I'll find you
In the morning sun
And when the night is new.
I'll be looking at the moon,
But I'll be seeing you.

I'll be seeing you
In every lovely summer's day;
In every thing that's light and gay.
I'll always think of you that way.

I'll find you
In the morning sun
And when the night is new.
I'll be looking at the moon,
But I'll be seeing you.

http://www.youtube.com/watch?v=TBiRmyUsJ8w

 


Intento de suicidio nº1

Intento de suicidio nº1

La pubertad fue para mí la época más confusa de todas cuantas recuerdo. Un momento en el que nada está donde tiene que estar dentro de tu propio cuerpo, y todo lo que te rodea es como un sueño inquieto del que no hay manera de salir.

Creo que fue en la pubertad cuando pensé por primera vez en el suicidio, no como una solución o una opción, sino como la primera vez que tuve conciencia de que soy capaz de desesperarme hasta el punto de pensar en el suicidio. Fue un momento en el que odiaba todo y a todos, aunque años más tarde aun me pregunto si no sigue siendo así.

En fin, conseguí escaparme de todos aquellos pensamientos nocivos y perjudiciales mediante una vía tan rápida y efectiva como cualquier droga ilegal: la literatura.

En la transición de la pubertad hacia la adolescencia, si es que existe una línea divisoria, descubrí el placer de leer...por placer. Como mandan los tópicos, comencé con una novela cumbre para todo desquiciado que odia lo que le rodea: "El guardian entre el centeno" de J.D.Salinger. Fue como abrir una escotilla y respirar aire puro, que no ha sido tocado por nada ni nadie. De pronto, dejé de sentirme sola y mirar a la gente con desconfianza. La soledad solo era una opción que había escogido, y había desde luego mucha más gente perdida, en el sentido literal de la palabra, por el mundo. Y algunos de ellos incluso escribían libros.

Así que se convirtió en mi primera terapia de choque, cuando yo nisiquiera sabía lo que era una terapia. A este le siguieron muchos otros, por épocas, en cada momento de mi vida he necesitado cierta clase de droga literaria o cierta otra. "Los subterraneos" de Kerouac cuando me sentía hastiada, "Alicia en el país de las maravillas/A través del espejo" de Carroll cuando tenía ganas de soñar, "Cien años de soledad" de G.Márquez me enseñó una manera diferente de relatar, "El país de las últimas cosas"de Paul Auster, "Pulp" de Bukowski me hizo soltar mil carcajadas, "De que hablamos cuando hablamos de amor" y la crudeza de Carver para explicar cosas sumamente difíciles de entender.

Por eso la literatura es mi intento de suicidio nº1. Me salvó de ello.

Las chicas playboy salen con chicos playboy

Las chicas playboy salen con chicos playboy

Las chicas playboy salen con chicos playboy.

No lo digo yo, es un hecho constatado. Si os fijais bien, los grupos sociales existen y negarlos sería una tontería. Mi teoría se basa en un estudio exhaustivo de ese ser llamado "humano". Hay chicas que son guapas, pero su belleza está lejos de ser refinada o digamos, interesante. Es una belleza más exhuberante, de revista de despelote. Esas chicas, con el tiempo, se dedican a ser go-go's de discoteca, o novias de futbolistas. O chicas playboy. No lo digo como crítica ni como burla. Solo trato de explicar que el físico determina y mucho. Negar esto sería estar muy ciego.

Si eres guapa/o de una manera tan clara e imponente, que solo a tu paso se giran toda clase de gente de distintos grupos sociales, no lo dudes, tu destino es ser modelo. En las/los modelos se fija todo el mundo, desde los go-go's hasta los trendys. Pasando por los góticos. Y si además es una belleza refinada, oye, ya eres rico. No lo digo yo, es un hecho constatado.

Si por otra parte, no eres guapa pero tienes ese "algo" que nadie, nunca, sabrá definir, de buen seguro que conoces gente de tu estilo. Gente que puede ser guapo o no, pero su belleza viene determinda por los gestos, la manera de moverse, la forma de hablar. Seguramente acabarás teniendo un blog y hablando de ello algun día. Casi seguro que en las discotecas no bailas y mucho menos en plan chica playboy. Y la interviú nunca te llamará.

No se trata de una ciencia exacta claro está. Pero si es cierto, que el género humano tiende a no mezclarse. También tiene que ver con el interior, no jodamos. Como a mi no me gustan las discotecas donde hay gente contratada para bailar encima de una tarima, es harto complicada que acabe conociendo a alguien que se mueva en ese ambiente. Lo cual no significa que no me cayeran bien. Pero el ser llamado humano, por lo que vengo observando, tiende a buscar similitudes en sus compañeros de cama, de vida...

Luego, claro está, hay casos descolocadores, como la mezcla Sarkozy/Bruni. Pero eso solo lo hacen los famosos, no?

Wonder Woman llevaba gafas

Wonder Woman llevaba gafas

Me levanté temprano, a eso de las 8:45. Lo primero que hice fue mirar mi disfraz. Pantalón negro listo, diríamos, "de vestir". Camisa de color rosa palo y rayas blancas. Gafas en lugar de lentillas.

Para encontrar trabajo hoy en día, he descubierto recientemente, lo más inteligente es no ser yo misma. Comenzando por la forma de vestir, siguiendo con los modales, terminando en la forma de expresarme.

La entrevista era para un importante bufete barcelonés de abogados. Servicio de mensajería. La noche anterior lo estuve pensando durante largo rato. "Marta, no puedes ir de ti misma, necesitas un plan". Lo vi claro. ¿Qué hacen los superhéroes para que nadie los reconozca? Disfrazarse de algo absurdo. Si no, para que lleva Clark Kent las gafas y el traje. Tomando a Superman como punto de referencia, preparé mi camuflaje antes mencionada, me lo probé y me sometí a una prueba de fuego: mis padres.

"Podrías vestir siempre así" dijo mi madre. "No pareces tú" dijo mi padre.

Ya lo tenía.

El martes me dirigí temprano a la susodicha entrevista, siendo consciente de mi engaño y pensando en el nombre que toda superheroína debe tener. Siguiendo la sonoridad de nombres como Bruce Banner (Hulk), Peter Parker (Spiderman) y el mencionado Clark Kent (Superman), decidí que necesitaba otro apellido, uno que comenzara por M y que desvinculara a mi familia de todo parentesco con una supergirl como yo: Marta Morris.

La mujer que me esperaba para evaluarme era de mediana edad. Vestía con un traje gris no demasiado formal y se comunicaba de una manera entre jovial e informal. "Quizá es de las mías". Pero estábamos muy lejos la una de la otra. Durante las casi 3 horas de entrevista (pasando por 3 psicotécnicos) conversamos animadamente sobre mi, o más bien sobre mi alterego, que ha tenido una vida digamos... mas tranquila. Creo que en realidad se dio cuenta desde el principio de quien era yo. Supo que la superheroína en realidad viste tejanos, camisetas de colores y deportivas verdes de 6 Euros (del Carrefour, concretamente). Pero si lo sabía, al menos no me delató.

Al volver a casa me sentía satisfecha, pero un poco incómoda. El disfraz me molestaba. Por el momento no lo he vuelto a necesitar. En una semana tendré que volver a camuflarme. De momento sigo siendo yo misma, con todo lo que eso conlleva. Deportivas verdes incluidas.

El muro de las lamentaciones

El muro de las lamentaciones

Hoy me he levantado expléndidamente lúcida. He establecido rápidamente mis prioridades para hoy y he mantenido la cabeza fría. He tenido la sensación de haberme cargado a mi mayor debilidad, léase yo misma, y me he sentido como hacía tiempo no me pasaba. Basta ya de sentimentalismos absurdos y de lamentaciones. A partir de ahora, mientras sepa controlar a mi cerebro, me dedicaré a cosas prácticas. Después de una tertulia, vuelta a la ciencia ficción, todo junto, sin comerlo ni beberlo. Y claro, me he puesto a repasar la vida de Ender. Como no.

 

" Ender entró en la cavidad y sacó el capullo. Era asombrosamente ligero para contener todas las esperanzas y todo el futuro de una gran raza. -Te llevaré conmigo -dijo Ender- Iré de un mundo a otro hasta encontrar un tiempo y un lugar en el que puedas despertar sin peligros. Y contaré tu historia a mi gente , y quizás os perdonen también. Como me habéis perdonado a mi. "

Jacksonville City nights

Jacksonville City nights

I got a house full of walls
And utility bills, every Monday the company calls
I got a nice bed to sleep on
And a chest of drawers, where I keep those dreams of yours

Cause you're always mine to keep when you're gone
Two silvers rings, one's on my finger and the other one's gone
Went underground with you, oh John

Ten years pass
And I ended up with a house full of cats
But most of them went missing
Through that window you never fixed, the door you never latched

But you were on your way out the last time...

Cause you are always mine to keep when you're gone
Two silvers rings, one's on my finger and the other one's gone
Went underground with you, oh John

I knew what you were doing
That summer when Candie came around
But I had too much hurt to bother you
When we lost our first child I thought a little pain was overdue

And I wanted you so bad...

Cause you are always mine to keep when you're gone
Two silvers rings, one's on my finger and the other one's gone
Went underground with you, oh John

I miss you
I miss you
I miss you
I miss you...

Oh John......

RYAN ADAMS SONGWRITER

No es pais para soñadores

No es pais para soñadores

Antesdeayer me metí en la cama a eso de las 2 de la madrugada con intención de cambiar mi ritmo de sueño después de muchos meses. Quise probar a vivir durmiendo de noche, como la gente normal, en lugar de conciliar el sueño cuando el sol comienza a despuntar. El sueño de los camareros. Supongo que por falta de costumbre, o quizás por resistencia a convertirme en algo normal, pasé toda la noche en vela oyendo soplar el viento contra la placa de metal del rellano, donde antes estaba un patio y ahora proyecta ser un ascensor. De momento es el hueco sin ascensor, y la placa que lo cubre para que nadie caiga en el rebotaba cada 60 segundos con una fuerza demencial. Mientras, la excamarera teñida de pelirrojo, sentada en la cama, desistía de su planteamiento inicial: dormir. Tampoco pudo hacer algo útil con ese tiempo en que el tiempo parecía no avanzar. No cogió ningun libro para leer, no pensó nada interesante, no teorizó consigo misma acerca de la vida, no vio ninguna pelicula, no escuchó ninguna canción. Se limitó a lidiar con su insomnio lo mejor que pudo, escuchando el ruido del viento (el viento hace ruido?), sentada en la cama, mirando sin fijar la mirada el póster de la película "Bullit" que reina en la pared de enfrente a donde duerme (o intenta dormir).

Steve McQueen me miraba con su pose burlesca, como queriendo decirme que él, pobre desgraciado, tampoco concilia el sueño ninguna noche, condenado a vivir dentro de los pósters.

A la mañana siguiente desperté en medio del estupor diciendo en voz alta "me he dormido?, que ha pasado?". Pero nada había sucedido, y si, finalmente conseguí dormirme aunque fue más bien como el cabo que hace guardia y se queda dormido cuando no debió hacerlo. Tuve la sensación de no haber descansado en un año, y mi día de ayer transcurrió entre la risa nerviosa que produce la falta de sueño y la extraña apariencia de que nada era real.

La noche siguiente, la de ayer, parecía tener un claro final: dormir. Hablé con Jose por telefono antes de caer demolida sobre la cama, y nada más colgar caí en un sueño que no solo no fue profundo, sino que apenas duró media hora. Despierta de nuevo, con los ojos despejados, intenté aprovechar de un mejor modo mi tiempo de insomnio. Recogí viejas revistas del revistero, me senté en la cama en pijama, encendí un cigarrillo y me dediqué a hacer algo que me encanta y que hace mucho no tenía tiempo para hacer: apunté nombres de discos y canciones para descargarme, que nunca descargaré; tomé notas de libros que me gustaría leer, pero que seguramente no llegaran a mis manos; escribí el título de películas que quiero ver, pero que probablemente nunca alquilaré.

Así sentada, me vino de pronto la idea de quedarme todos estos días enclaustrada en casa leyendo esos libros que nunca leo, viendo las películas que aun no he visto, descubriendo la música para la que no tengo tiempo. No se muy bien porque no lo hago, pero a veces siento la imposicion de salir a la calle, ver la luz, quedar con los amigos, tomar unas cervezas. ¿Por qué a veces me parece que las amistades y relacionarse es un deber, y no más bien una consecuencia lógica de vivir en sociedad?. Y por otra parte, no lo he vivido eso ya? Quiero decir que me encanta quedar con mis amigos, ver a mi amigo Javi (que es como un hermano) todos los días. Pero a veces lo siento como una digamos, autoimposicion. Porque cuando estoy sentada en la cama, pensando sin hacer nada en concreto, tengo el sentimiento de estar perdiendome algo, como si afuera de mi pequeño mundo todo fuera más interesante. Y sin embargo, cuando estoy en un bar tomando una cerveza, a veces me apetecería estar en casa, sentada sin nada que hacer. Supongo que no son más que caprichos y conflictos internos.

Hay gente que entra en el blog y me dice que es de lo más deprimente, que solo aporto cosas negativas al ciberespacio. Puede que tengan razón, pero por otra parte, yo hace tiempo que me acepté. Que acepté el hecho de que soy melancólica de serie, que tiendo a la tristeza, aunque mi yo social sea de lo más... sociable, alegre? Ya acepté que mi cerebro es, en un 30 por ciento, racional y práctico, y que esa parte siempre sale a la luz cuando estoy acompañada. El otro 70 por ciento, el que reservo para mi intimidad, es puramente soñador. En mi cabeza he sentido y vivido cosas que nunca sentiré y viviré en el 30 por ciento real. He sentido cuanto mi experiencia y mi edad me han permitido soñar y a medida que avanza el tiempo se me ocurren nuevas ensoñaciones. Me he imaginado mil veces siendo escritora, viviendo de ello, pero no era más que un sueño. Quizás no tenga nada de malo. Siempre pensé que los soñadores somos escritores, pero a lo mejor, voy aceptando ya, no es así. Quizas los escritores son escritores en su 70 por ciento. Y los soñadores no somos más que soñadores. Y digo, yo, si eso es lo que soy, si soy sencillamente una persona que sueña, que cojones tiene que tener eso de malo? Por que siento que tengo que justificarlo constantemente? Es mi elección al fin y al cabo.

Después de darle vueltas a todo esto, había pasado una hora, cuatro cigarrillos y Steve McQueen seguía dentro del póster. Luego me dormí sin dificulatades.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

25

25

El 15 de marzo es el septuagésimo cuarto día del año en el calendario gregoriano y el septuagésimo quinto en los años bisiestos. Quedan 291 días para finalizar el año.

Acontecimientos [editar]

Acontecimientos importantes sucedidos el 15 de marzo de 1983. En la lista falta que hace 9119 días, 218.856 horas y 315.152.640 minutos que llegué a este mundo. Es decir, 25 años.

Cry, cry, cry, baby

Cry, cry, cry, baby

Cry baby, cry baby, cry baby,
Honey, welcome back home.

I know she told you,
Honey I know she told you that she loved you
Much more than I did,
But all I know is that she left you,
And you swear that you just don’t know why,
But you know, honey I’ll always,
I’ll always be around if you ever want me
Come on and cry, cry baby, cry baby, cry baby,
Oh honey, welcome back home.

Don’t you know, honey,
Ain’t nobody ever gonna love you
The way I try to do ?
Who’ll take all your pain,
Honey, your heartache, too ?
And if you need me, you know
That I’ll always be around if you ever want me
Come on and cry, cry baby, cry baby, cry baby,
Oh daddy, like you always saying to do.

And when you walk around the world, babe,
You said you’d try to look for the end of the road,
You might find out later that the road’ll end in detroit,
Honey, the road’ll even end in kathmandu.
You can go all around the world
Trying to find something to do with your life, baby,
When you only gotta do one thing well,
You only gotta do one thing well to make it in this world, babe.
You got a woman waiting for you there,
All you ever gotta do is be a good man one time to one woman
And that’ll be the end of the road, babe,
I know you got more tears to share, babe,
So come on, come on, come on, come on, come on,
And cry, cry baby, cry baby, cry baby.

And if you ever feel a little lonely, dear,
I want you to come on, come on to your mama now,
And if you ever want a little love of a woman
Come on and baby baby baby babe babe baby now
Cry baby yeah.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres